Ciencias de la Comunicación
Facultad de Ciencias Sociales
Universidad de Buenos Aires
 
Programas
Pautas de trabajo / Referencias para corrección de parciales
 


Metodología de estudio |

Recomendaciones para la preparación del examen final |

Referencias para corrección de parciales |



Metodología de Estudio |

Sugerencias para el abordaje de los textos y metodología de estudio
Dado que estudiar no es lo mismo que leer, para aprovechar los esfuerzos que de por sí demandan los textos, y en función de la producción de escritos propios, se aconseja seguir los siguientes pasos:

1. Lectura global del texto (examen preliminar del material)
1. relacionar con lo trabajado en clases
2. preguntarse qué se sabe del tema
3. reconocimiento de las características generales del material.

2. Lectura reflexiva (formulación de preguntas, obtención de información)
1. lectura, búsqueda y formulación de preguntas correspondientes
2. circunscripción temática
3. delimitación de objetivos de estudio
4. utilización del diccionario

3. Subrayar
1. conceptos clave
2. condensación explícita del pensamiento del autor

4. Sintetizar
1. confección de esquemas de contenido
2. reconstrucción del orden lógico (no siempre coincide con el orden expositivo)
3. reformulación (ordenamiento y organización)

5. Repaso total


1. Lectura global del texto
Esta etapa es fundamental para ubicar el tema en su contexto, permite juzgar la organización de los temas, el modo en que están relacionados, el propósito del autor, la distinción entre lo importante y lo accesorio. ES FUNDAMENTAL CONOCER EL
LIBRO (aún cuando se lea sólo un capítulo) y aprovecharlo integralmente. Se procede gradualmente, del conjunto a las partes.

Actividades de esta etapa:
- leer el título
- leer el índice (da cuenta de la estructura y organización del escrito, permitiendo hacerse una idea del objetivo de la obra, su plan general, temas tratados, enfoques y jerarquías.
-leer el prefacio o prólogo: da una idea general de lo que el libro va a ser. Allí pueden encontrarse los motivos del autor, qué tipo de trabajo pretende llevar adelante, sus alcances y límites, los problemas planteados y criterios seguidos.
- leer el glosario, resúmenes de los capítulos, el epílogo, mirar los epígrafes y leer algunas frases sueltas. Mirar grabados, gráficos, esquemas, tablas, etc.
- examinar el capítulo: prestar atención a los epígrafes y encabezamientos, pues dan una idea de la disposición del material y aclaran el tema principal de cada sección. El orden indica la estructura y jerarquización temática.
- buscar datos sobre los autores.

2. Lectura reflexiva
Se trata ya de buscar ideas, trabajar con preguntas-tipo y formular nuevas para comprender y recordar. Leer comprensivamente es buscar un sentido a la lectura, penetrar en el significado, sacar deducciones, asimilar y adquirir el principio de lo que se está exponiendo, descubrir y captar los conceptos, organizar la información, relacionar las ideas con los conocimientos previos, elaborarlos. Es necesario prestar atención y dominar los detalles que fundamentan las generalizaciones, indagan las
causas y confirman las explicaciones.
Un modo de avanzar sobre ello es someter el texto (y a uno mismo) a preguntas del estilo de:

¿Cuáles son los problemas fundamentales planteados por el autor?
¿Cuál es la cuestión central o tesis que aborda o define el autor?
¿Cómo fundamenta su tesis?
¿Qué problemas de comprensión he tenido, tanto con los términos y conceptos
utilizados, como con los argumentos expuestos?
¿La exposición resulta convincente? ¿Por qué?
¿Qué afirmaciones del texto resultan cuestionables?
¿Es posible formular y fundamental alguna tesis contraria a la del autor?
¿Qué cuestiones tocadas por el autor precisan de mayor desarrollo?
¿Qué diferencia hace la lectura del texto?

Técnicas de lectura comprensiva:
El objetivo de la lectura es concentrar la atención para asimilar y comprender. TODA LECTURA SUPERFICIAL ES TIEMPO PERDIDO. Leer es pensar. Una vez familiarizado con los materiales y efectuada la lectura global del texto, se trata de
desentrañar la estructura significativa del tema. Estableciendo las relaciones internas entre la idea principal y las ideas secundarias o accesorias que lo complementan.
COMPRENDER ES ESTABLECER RELACIONES SIGNIFICATIVAS.

- Obtención de la idea principal:

Depende del lugar de dónde se quiera obtener: de un capítulo, de una sección, subsección o párrafo. La definición corriente de párrafo es que contiene solamente una idea. En general, el párrafo comienza con una frase importante que luego se explica, se
demuestra con frases adicionales, ejemplifica y finaliza con una frase que lo resume.
Pero a veces hay frases transitorias entre la idea del párrafo anterior y la del presente, frases que indican cómo se relacionan ambos, pero que no tienen por qué ser la principal. Puede ser una cláusula o frase principal de una oración y generalmente se
puede resumir en pocas palabras, eliminando adjetivos y adverbios que no modifiquen sustancialmente el significado y dejando sólo sujeto-verbo-predicado (por supuesto hay veces que los calificativos son esenciales).
Es importante tener en cuenta que la idea principal puede estar presente a través de toda la estructura del párrafo, sin que sea posible detectar una oración que exprese tal significado. Por lo tanto es necesario hacer el esquema a través de todo el párrafo.
Efectuar un bosquejo, esquema de contenido, síntesis, es de sumo valor en estos casos, prestando especial atención a los párrafos que están al comienzo y final de cada apartado, puesto que suelen expresar la idea principal de los párrafos intermedios.

- Obtención de los detalles importantes:
Un detalle importante es la base de una idea principal, un hecho que es fundamental para que la idea principal sea digna de crédito y pueda ser aceptada. Puede expresar la idea principal de forma más concreta. El detalle importante puede probar, ejemplificar, fundamentar, ampliar, especificar la idea principal, puede desarrollar las implicaciones de una idea, oponerla a otras, justificarla mediante ejemplos o argumentaciones lógicas.
¿Cómo reconocerlo y no confundirlo con algo trivial? Porque está recalcado por el lenguaje que emplea el autor, por el espacio que le concede.
Otro criterio es determinar de qué modo está relacionado con la idea principal: ¿Es el mejor ejemplo de ella, la mejor prueba? ¿Expresa la idea principal de forma más concreta? ¿Fundamenta la idea?

Una vez hallada la idea principal, la frase clave que expone el concepto del autor, es conveniente subrayarla.


3. Subrayar
Adquirir el hábito de subrayar facilita la puesta en relieve de los conceptos claves o de aquellas frases en las que el autor expresa o expone su pensamiento. De todos modos,EL SUBRAYADO NO GARANTIZA LA COMPRENSION, pues ésta no reside sólo
en comprender lo que está explícito, sino en captar el contexto, qué está implícito, sobreentendido y/ u oculto. Es tan importante comprender qué dice un autor como comprender desde dónde lo dice y hacia dónde apunta con lo que dice. TAN IMPORTANTE ES ENTENDER LO QUE SE AFIRMA COMO COMPRENDER LO QUE SE CALLA.

4. Sintetizar
Para realizar una síntesis del tema, previamente hay que tomar notas de lo que se ha leído. Es importante encabezar estas notas con los datos bibliográficos completos y título de la materia. Estas notas sirven como elemento de consulta futura, para elaborar
el material a medida que se lee, y como ejercicio de producción textual en la medida en que exigen la reformulación del material con palabras y organización propias.
Distintos tipos de notas: enumeración, guías temáticas, resúmenes, síntesis, esquemas de contenido. Cuando se trabaja con libros es conveniente realizar estos últimos.

Método para hacer esquemas de contenido de un libro:

1. para captar la estructura de la exposición se puede partir de los encabezamientos. Recordar que los epígrafes no son en general oraciones sino guiones.

2. una vez que se encontró la idea fundamental del apartado volver a escribir el epígrafe de modo que contenga la idea principal. Recordar que en algunos textos puede no encontrarse explícita en una oración, ni siquiera en un párrafo, sino que hay que rastrearla a través de toda una sección o capítulo y las más de las veces a lo largo de todo el libro. No setrata de hacer guiones, de enumerar los temas según vayan apareciendo, sino de efectuar una exposición estructurada, organizando el material. SE debe hacer explícita la idea fundamental mediante el desarrollo del o de los conceptos centrales, buscando reconstruir el pensamiento del autor en su orden lógico, para lo cual muchas veces es menester dejar de lado el orden que el autor presenta en la exposición. El pensamiento escrito se expresa muchas veces mediante ejemplos, pruebas, analogías: de ellos hay que inferir el meollo conceptual. Muchas veces la idea principal se despliega mediante avances (expresados mediante palabras de transición
tales como: además, no sólo... sino también, por si esto fuera poco y, finalmente, en conclusión, etc.) detenciones (pausas, justificaciones: pues, por ejemplo, porque, después de, si) o retrocesos (pero, sin embargo, a pesar de, con todo – que implican limitaciones).

3. una vez hallado este orden conceptual, se debe indicar este orden en las notas, utilizando métodos sencillos: el concepto fundamental (expresado mediante uno o más términos) en la parte superior o en el margen, los conceptos que especifican al concepto más general y que le siguen en importancia debajo o un poco más adentro; es conveniente emplear sistemas de números y letras para los diversos órdenes.

Ejemplo: 1. . . . . . . . . . . . . . .
1.a. . . . . . . . . . .
2.a. . . . . . . . . . .
2. . . . . . . . . . . . . . .
2.a. . . . . . . . . . .
2.b. . . . . . . . . . .
. . . . . . . .
Las ideas principales se deben poner en distintos niveles (ejemplo anterior 1 y 2: son dos ideas principales) y luego añadir, después de cada idea principal, como oraciones adicionales, cualquier detalle importante (en el ejemplo anterior 1.a. y 1.b. despliegan, justifican o especifican a 1, igualmente 2.a. y 2.b. con respecto a 2; se advierte por el diagrama que 2.b. tiene otra idea subordinada –puede ser un ejemplo- que no es de su mismo nivel de importancia, puesto que se la ubica más adentro). Las definiciones pueden colocarse entre paréntesis después de la idea principal.
Una vez confeccionado el esquema de contenido, ya está efectuado el trabajo de síntesis: sólo resta expresarla por escrito en forma más adecuada, mediante oraciones completas, en uno o más párrafos. Una vez efectuada la síntesis escrita, ya no será
necesario volver al texto.

Recordar:
Un resumen es la reducción de un texto empleando las palabras del autor, en el resumen se procede en general en forma lineal, siguiendo la secuencia de los contenidos tal como son presentados en el texto.
Se aspira a superar la etapa del resumen (útil pero insuficiente) para elaborar trabajos de síntesis que implican una reorganización y elaboración personal del texto.
No debe confundirse la síntesis con el comentario personal, o crítico del texto. Tampoco se trata de la elaboración de hipótesis acerca del tema tratado por el autor. Sintetizar un texto significa exponer ordenadamente cuál es la idea fundamental, el tema y/o los problemas centrales, expresarlos a través de conceptos adecuados, explicitar dichos conceptos mediante detalles importantes, ilustrar mediante ejemplos, ordenar y jerárquicamente las ideas relacionadas entre sí. Sintetizar un texto significa captar y
exponer el orden lógico-conceptual de un texto, que no siempre coincide con el orden de presentación y desarrollo de la exposición del autor. Es casi redundante señalar que dicho “orden” es siempre resultado de la actividad intelectual de quien la realiza, y por lo tanto un acto de recreación del texto.
Una vez efectuado el esquema de contenido, se procede a redactar la síntesis, mediante oraciones completas, claras, precisas, fundamentadas correctamente, lógicamente interconectadas. Hay que recordar que la claridad de la expresión escrita es inescindible de la claridad de pensamiento, si se ha entendido algo, se debe ser capaz de expresarlo adecuadamente.

TIPOS DE FICHA Y NORMAS ELEMENTALES DE FICHAJE

1. Fichas bibliográficas
Registran los datos del libro, artículo, etc. en cuestión.

a) Obras en general
APELLIDO y Nombre del autor (con mayúscula); Título de la obra (bastardilla o subrayado). Lugar de edición, editorial, año de edición, Nombre del Traductor, Número de páginas.
(Lugar de ubicación de la obra) (entre paréntesis)

b) Artículos de revista o periódicos
APELLIDO, y Nombre del autor (mayúscula): “Título del artículo” (entre comillas), en Nombre de la Publicación. Nombre de la entidad responsable de la edición. Lugar de edición, número, serie, volumen, mes, año. Páginas en las que se halla el artículo.
(Ubicación de la publicación) (entre paréntesis).

2. Fichas eruditas
Consiste en la transcripción textual de uno o más párrafos de un texto. El texto reproducido va siempre entre comillas.
En el borde superior izquierdo de la ficha deberán colocarse las palabras ordenadoras.
Estas son conceptos generales y específicos que dan cuenta de la idea central del texto citado. Encabezar las fichas eruditas con las correspondientes palabras ordenadoras es imprescindible no sólo a los efectos de su clasificación, sino porque revela haber podido conceptualizar adecuadamente el texto.
Se recomienda utilizar dos o tres palabras clave, a lo sumo, para cada texto. Estas son, en general, sustantivos, eliminándose artículos, adjetivos, etc. Se procede por grado de generalidad: la primera palabra encabezadora es la más abarcativa, luego se procede a especificar a ésta, mediante conceptos de menor nivel de generalidad.
En el caso de quitar alguna palabra del texto citado –por ser muy extenso o no ser relevante a los fines citados- se debe indicar con puntos suspensivos entre paréntesis (...), como modo de señalar que algo ha sido suprimido del texto.
En el caso de efectuar alguna breve acotación al texto citado, se pone entre corchetes.
Lo que va escrito entre corchetes no pertenece al texto citado, sino a quien hace la cita.
En el borde inferior de la ficha se debe colocar el apellido y nombre del autor, el título del libro o del artículo, y la página de la cual se ha extraído la cita. En todos los casos, se siguen las normas generales del fichaje bibliográfico. Si el título del libro o artículo
es muy largo, se puede transcribir las primeras palabras seguidas de puntos suspensivos, ya que las fichas eruditas se acompañarán siempre con su respectiva ficha bibliográfica.
Conviene dejar un margen amplio del lado izquierdo de la ficha para poder efectuar anotaciones, signos, etc. También es conveniente numerar correlativamente todas las fichas pertenecientes al mismo libro o artículo.
En cuanto a tamaños, se conviene en utilizar fichas No 3 (20 x 12 cm), y para las fichas bibliográficas, fichas No 1.


Sugerencias para la preparación de los trabajos escritos

Las indicaciones realizadas para el trabajo con cada unidad textual (fragmentos, artículos, capítulos de libros, libros completos) bien pueden aplicarse al trabajo de las relaciones entre distintos textos. A tales efectos conviene, luego de los pasos ya
descriptos, volver a formular preguntas típicas, al estilo de las planteadas en la instancia de lectura reflexiva, teniendo en cuenta las siguientes cuestiones:

1. Examen crítico de las posiciones de un autor

¿Cuáles son los argumentos aportados por el autor para fundamentar su tesis central?
¿Qué objetivos persigue?
¿Qué referencias proporciona el texto y a qué tradiciones remite?
¿Cuáles son los presupuestos de los que parte el autor? ¿Cuáles de ellos necesitan ser
tratados de manera explícita?
¿Existen problemas de coherencia en la argumentación?
¿Hay contradicciones entre las premisas declaradas por el autor y las consecuencias que
en los hechos ellas presentan? ¿Revisa el autor sus propias posturas?
¿Conoce otros textos que critiquen las posiciones del autor? ¿En qué aspectos? ¿Cómo
se fundamenta? ¿Qué reflexiones le sugiere su confrontación?

2. Comparación entre textos y autores:
¿Cuáles son las tesis fundamentales o puntos clave en los que se podrían resumir las
posiciones de cada autor?
¿En qué puntos o cuestiones se dan las principales diferencias entre los autores?
¿Dónde pueden encontrarse puntos de contacto, afirmaciones o posturas coincidentes?
¿Hay posturas intermedias? ¿Dónde y cómo se podría mediar entre las respectivas
posiciones?
¿Cuáles son los puntos más fuertes y más débiles de cada autor?

Subir



Recomendaciones para la preparación del examen final
|


El examen final es de carácter oral y obligatorio.
Supone un fluido manejo tanto de la bibliografía y contenidos abordados en las clases teóricas y de trabajos prácticos como la totalidad de la bibliografía que integra el programa del cuatrimestre cursado.
Se propone que el alumno elija y prepare un tema del programa. Esta posibilidad no exime del conocimiento del resto de la bibliografía, pero sí permite un abordaje en profundidad de alguna cuestión particular.
Se recuerda la necesidad de presentarse a rendir examen con el programa de la cursada en mano para que los docentes puedan ajustar las preguntas a la bibliografía precisa del cuatrimestre en cuestión.

Pautas para la preparación de un tema:

Enunciación del tema: El tema no es una Unidad o un autor, sino un asunto abordado por el programa que, recortado y delimitado conceptualmente, permita desarrollar un trabajo de profundización. Debe ser relevante pero preciso, y es recomendable que posibilite un recorrido transversal y articulador de puntos diversos. Atendiendo a las características propias de la presentación oral en un examen final, deben evitarse planteos demasiado abarcativos –tales como LA MODERNIDAD o EL PENSAMIENTO LATINOAMERICANO- que conducen a apreciaciones vagas o difusas.
Formulación del problema: Un problema surge a partir de una dificultad o aspecto complejo a responder sobre el tema. Una manera de construir un buen problema es formular una pregunta o un conjunto de preguntas suscitadas por el tema y que, bien desarrolladas, orienten la exposición para hacerla más clara y específica.
Marco conceptual: Se refiere al conjunto de conceptos teóricos –es decir, los términos clave, su significado y/o definición y sus relaciones internas- que permiten a un autor o corriente de pensamiento la construcción de sus postulados y sus argumentaciones.
Articulación del tema con los contenidos de la asignatura: Se trata del establecimiento de relaciones –continuidades y tensiones- del tema elegido con otros temas trabajados y su ubicación en el recorrido general del programa.
Bibliografía y material utilizados: Es importante presentar los autores y la bibliografía a partir de los cuales se armó el tema, así como ubicarlos teórica y temporalmente (Quién escribe, en qué momento histórico, dentro de qué corriente se lo ubica, es una fuente o un comentarista del tema en cuestión, etc.)
En el momento del examen se pueden portar fichas eruditas, mapas conceptuales, esquemas de contenidos, etc. que permitan ordenar, jerarquizar y hacer más fluida la exposición.

Criterios de evaluación: Se tendrán en cuenta

El nivel de conocimiento de los contenidos propios de la asignatura
La calidad de la presentación del tema especial
El grado de elaboración general.
La claridad, precisión y comunicabilidad de la exposición

Modelo de un tema:

Tema: El modelo teórico jusnaturalista

Formulación del problema:
Preguntas orientativas:
¿Qué relaciones se pueden establecer entre el jusnaturalismo y el proyecto de la Modernidad? ¿Cuál es, específicamente, el aporte del modelo teórico iusnaturalista al proceso de constitución del Estado moderno? ¿Qué rupturas supone con el planteo del mundo tradicional? ¿Por qué los conceptos de subjetividad individual, razón y los principios de libertad e igualdad son centrales para la argumentación de este modelo?

Marco Conceptual: Conceptos básicos:
Modernidad
Sujeto individual
Derecho natural
Principios de libertad e igualdad
Dicotomía: estado de naturaleza-sociedad civil
Pacto social
Secularización
Racionalidad
Estado racional

Bibliografía y material utilizado:
Contenidos de clases teóricas
Guías de estudios de clases teóricas
Selección de textos de la cátedra
Bovero, M., “Modernidad”, en Cruz, Manuel (editor), Individuo, Modernidad, Historia, Barcelona, Tecnos, 1993, pp. 97-112.

Posibles articulaciones con otros contenidos de la asignatura:
Relaciones entre el modelo iusnaturalista con los supuestos fundamentales de la modernidad:
El iusnaturalismo como antecedente teórico del liberalismo.
Diferencias con el modelo hegeliano-marxiano.
Influencia del modelo iusnaturalista en la constitución de la Modernidad americana.
La persistencia de la metáfora del pacto en las teorías políticas contemporáneas (teorías de la transición y post-transición democrática)

Bibliografía de contenidos vinculados:
Marx, K.- Engels, F., La ideología alemana. Buenos Aires. Nuestra América. 2004. pags. 17-49 y 78/81.
Kuhln, R., “El liberalismo”, en Abendroth, y Lenk, K ,Introducción a la Ciencia Política, Barcelona, Anagrama, 1971.
Halperín Donghi, T., Una nación para el desierto argentino, Buenos Aires, CEAL., 1982, pags. 37-55.
Teorías de la transición democrática. Selección de la Cátedra.
Reigadas, María Cristina, “Democracia y posmodernidad”, Nuevo Proyecto No. 5/6, Buenos Aires, 1989.
Vattimo, Gianni, “Posmodernidad,: ¿una sociedad transparente?”, en Vattimo, G. y otros, En torno a la posmodernidad, Barcelona, Anthropos, 1990.
Reigadas, María Cristina, “Neomodernidad y posmodernidad. Preguntando desde América Latina”, en Díaz, Esther y otros, ¿Posmodernidad, ? Biblos, Buenos Aires, 1988.
Selección de textos sobre post-transición democrática.

Subir

 
Copryright 2008 - Todos los derechos reservados | pcpc principales corrientes del pensamiento contemporáneo
Profesora Titular Regular: Dra. María Cristina Reigadas | Carrera de Ciencias de la Comunicación | Facultad de Ciencias Sociales | Universidad de Buenos Aires